viernes, 5 de abril de 2013

¡COMUNIONES!


Se acercan las épocas de las comuniones y yo que siempre las he evitado junto con los bautizos, salvo cuando ocurre en la familia. Y ahora me encuentro que eso no vale, porque es el curso de mi hija el que esta en "modo comuniones". Si ya resulta agotador todo el sufrimiento de las fiestas de cumpleaños he entrado en un nuevo universo. ¡LAS COMUNIONES!

Hay una cosa que me sigue sorprendiendo de los regalos de comunión  en realidad son dos los que se encuentran en el numero uno de tenerme impresionada y lo que es mas, inservibles del todo

Regalo nº1: Globo terráqueo  si bien ha pasado la vorágine de la disolución de la Unión Soviética, con la consiguiente empanada mental que me costo aprenderme todos los nuevos estados y sus fronteras, el Atlas que me regalaron en mi primera comunión solo me es valido en un 50% siendo optimista y no queriendo profundizar en el tema. He de confesar que la geografía jamas ha sido mi fuerte y soy bastante inculta por así decirlo en el tema pero si se de un par de estados africanos que llevan una buena colección de cambios de nombre.

Regalo nº2: Ese álbum de Recuerdos de mi primera Comunión, el otro día vi en la casa de verano de mis padres una caja que ponía mi nombre y allí estaba con cuatro dedicatorias de las tías abuelas solteronas (me lo regalaron ellas), y la de mi madre y mi padre. Mi hermana que era pequeña un garabateo y una tal Marilo que no recuerdo quien es...

A esto acabamos sumando los regalos típicos, el reloj, la pluma....

Yo aprendí a escribir con pluma, nada de lápiz o boli, directamente nos soltaron con la pluma. Y actualmente sigo utilizándola mucho mas que el bolígrafo y coleccionándolas  He intentado que mi hija aprenda a escribir con ella pero destroza los plumines como si fuese el increíble Hulk.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada